Encaja Expo'92

Edición especial 25 Aniversario

COMPRAR

Job

Vuelve el icono

COMPRAR

Tote

Lleva a Curro siempre contigo

COMPRAR

Chapa&Cultura

Completa tu pack de chapas

COMPRAR

EDICIÓN ESPECIAL 25 ANIVERSARIO EXPO’92

Síguenos también en

La Inmaculada Concepción.
Bartolomé Esteban Murillo, hacia 1665.
Museo del Prado, Madrid.

Esta obra fue adquirida por el cardenal Gaspar de Molina y Oviedo y después pasó a la reina Isabel de Farnesio, esposa de Felipe V, gran admiradora de la pintura de Murillo. En 1746 el cuadro se encontraba en el palacio de La Granja, pasando al de Aranjuez en 1794 y definitivamente al Museo del Prado en 1819.

Estamos ante una obra que se aparta de los esquemas iconográficos habituales al representar a la Virgen solo de medio cuerpo.
Delante, el creciente de la luna y a los lados, seis serafines. Los colores de la túnica y el manto, el pelo suelto, las manos entrecruzadas sobre el pecho y la mirada elevada y devota nos indican que estamos en presencia de la Virgen, y la luna creciente nos asegura que estamos ante la Inmaculada Concepción, que en las versiones de cuerpo entero se representa siempre a sus pies.

Esta Encaja, de formato cuadrado cuando se pliega, ya está disponible en la tienda del Museo de Bellas Artes de Sevilla y en nuestra web.

#tukiandco #atypicaldesign #encajas #cuadros #inmaculadaconcepcion #murillo #sevilla #martesdearte #martesconarte #puntosdeventa #sevilla

— Productos mostrados: Encaja Inmaculada.
... See MoreSee Less

View on Facebook

El dos de mayo de 1808 en Madrid (La carga de los mamelucos).

Francisco de Goya, 1814.

Museo del Prado, Madrid.

Representa una escena del levantamiento del 2 de mayo contra los franceses, comienzo de la guerra de independencia española contra Napoleón. En el cuadro, los insurgentes españoles atacan a los mamelucos, mercenarios egipcios que combaten al lado del ejército francés. La revuelta fue aplastada de manera sangrienta por el ejército ocupante.

El movimiento de los personajes y los caballos dota a la escena de un gran dinamismo. También es de reseñar su realismo, muy dramático, en la representación de los cadáveres y los rostros de los luchadores.
Como es habitual en este período del Goya, utiliza una pincelada muy suelta con un cromatismo muy rico, heredero del último romanticismo francés (Delacroix y Géricault), al que hace evolucionar, en un salto, a la primera pintura contemporánea.

El pintor no fue testigo directo de los acontecimientos representados, sino que siguió las narraciones que llegaron hasta él, aportando su mirada personal contra la guerra y sus desastres.
Durante la Guerra Civil, en su traslado desde Valencia a Barcelona (desde donde se dirigiría a, finalmente, a Ginebra), el lienzo sufrió un desgarro con un balcón que caía por los efectos del ataque de artillería.

#tukiandco #atypicaldesign #encajas #cuadros #goya #mamelucos #dosdemayo #museodelprado #madrid #arte #art #martesdearte #martesconarte
... See MoreSee Less

View on Facebook